Las picaduras de escorpión son dolorosas, pero casi nunca son mortales en adultos, sin embargo, los niños pequeños y los adultos mayores corren mayor riesgo de sufrir complicaciones graves.

Se dice que solo alrededor de 30 de las 1500 especies estimadas de escorpiones producen veneno lo suficientemente tóxico como para ser fatal. Pero no es tan fácil identificar los que sí pueden hacernos daños. Más porque sus distinciones son especificas y dependen del área geográfica donde te encuentres.

De igual manera puedes pensar que el tamaño importa, y sin son pequeñas no te van a causar problemas. Recuerda que el veneno de todos los escorpiones, independientemente de su tamaño, sigue siendo veneno.

Si ya fuiste picado, recuerda que son tan pequeños que es posible no encontrar el lugar exacto donde fue el daño, pero independientemente de eso, es necesario que tomes un recipiente con agua y hielo y empapes algunos paños para usarlos como compresas frías y húmedas. Coloca las toallitas en el sitio de la picadura y rote con una nueva según sea necesario. De esta manera, proporcionará el mismo nivel de alivio sin causar ningún síntoma de congelación en la piel.

Al final, si has visto este tipo de escorpiones tienes que llamar a un equipo de control de plagas, estos inspeccionarán la propiedad y te guiará paso a paso para la erradicación de total de estos animalitos.

Llama a Fumigaciones Rangel y elimina esa fauna nociva de tus propiedades.